Gambas al ajillo

Gambas al ajillo

Gambas al ajillo. Se trata de una de las más famosas recetas de cocina española bajas en calorías y fáciles de hacer. Son muy típicas para tomarlas en forma de tapa como acompañamiento de una buena cerveza fresquita o como primer plato.

¡Deliciosas en cualquiera de los casos!

Gambas al ajillo

Sin duda, el secreto de este tipo de recetas fáciles de cocina española reside en la materia prima. En este caso, la calidad de la gamba es un factor determinante a la hora de aportarle sabor a nuestro plato.

No es lo mismo unas gambas congeladas que unas gambas frescas de Huelva. Sin embargo, cada una tiene sus propias ventajas. En el caso de las congeladas, la facilidad a la hora de encontrarlas en cualquier establecimiento unido a un coste más económico y a la enorme comodidad que supone poder comprarlas ya peladas, la convierten en una opción excelente.

Si a ésto le unimos que el ajo y la cayena le van a aportar un delicioso pero fuerte toque con el que adornar la gamba, la opción de las congeladas adquiere cada vez más puntos. Sin duda, si las preparamos de esta forma podemos clasificarlas dentro de nuestras recetas fáciles que podemos tener listas en menos de 15 minutos.

En cualquier caso, es una cuestión que queda al gusto (y bolsillo) de cada uno.

Ingredientes

  • 500 gramos de gambas
  • 5 ó 6 ajos
  • 2 cayenas
  • Aceite
  • Sal

Cómo hacer gambas al ajillo

  1. Vertemos aceite suficiente para que cubra bien el fondo de la sartén y machacamos los ajos hasta dejarlos bien triturados. Una vez los tenemos listos, los echamos en la sartén junto a las dos cayenas y removemos.
  2. Cuando estén suficientemente hechos y un poco dorados, añadimos las gambas y sal gorda. Debemos tener en cuenta que éstas tardan mucho menos en hacerse, por ello es necesario echarlas posteriormente.
  3. Después, simplemente bastará con remover hasta que adquieran un color dorado y… ¡Listas para la mesa!

¡Compártelo!